Principios de la educación en positivo

Son 5 los pilares que sostienen la educacion canina. Sin alguno de ellos, ésta ”filosofía’ no estará completa, ni será lo suficientemente efectiva, como para construir relaciones de confianza con ellos!

Aunque la educación canina abarca muchísimos conceptos, hay cinco puntos o pilares principales que, para mí, sostiene sus cimientos. Si éstas ideas se respetan y se ponen en práctica, tendremos en nuestra mano la llave, no solamente de un perro educado, sino también de una relación que tiene como base, la confianza mutua y el respeto.

Éstas 5 ideas componen la base de la educación canina, y nos ayuda a entenderla como un concepto único, un estilo de vida que refuerza el vínculo, la unión y la comunicación con nuestros perros.

Principios de la educación
*Referencia: https://positively.com/dog-training/positive-training/what-is-positive-training/

Los 5 pilares de la educación en positivo

Refuerzo-positivo

El poder del refuerzo positivo

Llamamos refuerzo positivo a premiar una determinada conducta con algo que les motive mucho (generalmente algo muy rico!), para que ese comportamiento se repita en el futuro.

Problema-castigos

El problema de las correcciones y castigos

Intentar resolver los malos comportamiento mediante castigos, genera miedo, estrés e inseguridad. El concepto es sencillo, no se puede intentar apagar un fuego echando leña!

Teoria-dominancia

Sobre la teoría de dominancia

El término dominancia, se ha usado mal y exceso para poder dar un significado a ciertos problemas de comportamiento pero, realmente no describe la personalidad de ningún perro!

Perspectiva-canina

Comprendiendo su perspectiva

Sus sentidos están construidos, y los utilizan, de forma muy diferente a la nuestra. Es fundamental comprender cómo funcionan para entender lo diferente que perciben el mundo a nosotros.

Comunicacion-lenguaje-canino

Comunicación, lenguaje y señales de calma

La pieza clave para construir una relación fuerte y sana con ellos es entender su propio lenguaje, un instinto muy arraigado que sirve para resolver conflictos y cooperar con otros individuos de su entorno.