Redireccionar

Cambiar el foco de atención del perro hacia un comportamiento más apropiado. Por ejemplo, si un perro está mordisqueando la alfombra, o un cojín, podemos redireccionarlo hacia un juguete más apropiado, como a uno rellenable o un dispensador de comida. Lo ideal: redireccionarlo ANTES de que el mal comportamiento ocurra.

« Volver al índice