Fobia a tormentas y pirotecnia

Muchísimos perros tienen miedo a las tormentas y a la pirotecnia, de hecho, ¡más de la mitad de la población canina lo padece! Es un problema muy grave para algunos perros y sus humanos, y desde luego, tod@s l@s que lo padecen, merecen nuestro apoyo.

La fobia a las tormentas o a los petardos, es un problema real, muy frecuente, y una cuestión que no debe ignorarse. Por regla general sus síntomas no suelen desaparecer por arte de magia y, es más, suelen agravarse y generalizarse si no ponemos medios al respecto.

La aversión a los ruidos fuertes no es ''normal''

La sobrerreacción a los ruidos es un síntoma que hace que tu perro sienta miedo o ansiedad extrema, exactamente igual que cuando ves algo fuera de lo normal en una habitación oscura.

Aunque no hay muchos estudios al respecto, se sospecha que el origen de este tipo de trastornos tiene que ver con una combinación de diferentes factores como el viento, los cambios de presión, la electricidad estática y sonidos de baja frecuencia, que preceden a las tormentas (sonidos que el oído humano no puede oír), que sobresaltan y ponen en alerta a los perros generalmente inseguros. Cuando se trata de petardos o fuegos artificiales, son sonidos que aparecen de golpe y asusta a los perros (exactamente igual que a nosotros, pero sin entender porqué). Lo importante es saber que, para algunos de los peludos, no solamente son experiencias traumáticas, sino que además,  estos eventos puede llegar a haceles daño en los oídos.

Lo más terrible de todo es que, en muchos casos, incluso perros que no se han asustado nunca ante este tipo de situaciones, pueden comenzar a tener ataques de pánico aparentemente de la nada. Además, a menudo, los perros con éste tipo de fobias también suelen tener miedo a otros sonidos fuertes, por ejemplo, cuando se le cae algo pesado al vecino que vive encima.

¿Qué podemos hacer para ayudarles?

Lamentablemente, solucionar éste tipo de problemas, a veces no es tarea sencilla. Y,  desde luego, no hay un único tratamiento que funcione para todos los perros.

Pero, el primer paso recomendable especialmente efectivo en casos leves o moderados, es trabajar el contracondicionamiento clásico. Tanto la idea, como la ejecución es bastante sencilla: enseña a tu peludo que el sonido de las tormentas (petardos, fuegos artificiales, barrendero con soplador de hojas…) es sinónimo de algo muy (muuuy) bueno (cachitos de pollo, sobras de la comida de ayer, jugar a tirar con su cuerda o peluche favorito…).

La finalidad de éste método es emparejar algo que el perro adora (comer, jugar…) con una versión moderada de lo que le asusta. El objetivo es que asocie ese sonido aterrador con algo que realmente ama para que su respuesta, en vez de «oh, oh», sea…  «¿Tormenta? ¡Yujuuu!»

El contracondicionamiento y, sobre todo consolarlos, jamás empeorará las cosas. Además, contrariamente a lo que se piensa, es más efectivo que muchísimos otros métodos. Al fin y al cabo, tener un amigo que nos tranquilice (aunque sea de otra especie) nunca está de más, ¿verdad?

Para que esto funcione…

Es importante empezar a trabajar con estímulos que le hagan reaccionar con un miedo leve. Desde luego que no se pueden controlar gradualmente los sonidos de una tormenta, ni tampoco explicarle a los pirotécnicos que empiecen la fiesta con petardos pequeños. Pero, siempre se puede empezar a contracondicionar cuando la tormenta esté lejos y sea relativamente silenciosa, o comprar algunos petardos para empezar a trabajar de manera controlada desde lejos. Incluso, también podemos instalar varios altavoces en una habitació para simular este tipo de sonidos (cuando el sonido sale de un solo dispositivo parece que no hace mucho efecto). Así, cuando venga una tormenta fuerte, o estemos en las fiestas patronales de San Juan, tanto humanos como perros, ya estaremos algo más preparados.

Pero, cuando el sonido es tan abrumador que les sobrepasa, o vivimos con un perro que no es capaz de sobreponerse, también podemos montar una cueva anti sonidos (añadiendo material aislante de sonido a su trasportín, montando una mini casa con cojines en la zona más tranquila de casa…). O, simplemente, también podemos dejarles acurrucarse a nuestro lado mientras le rascamos la barriga y les hablamos de forma cariñosa.

Hay otras alternativas que también pueden ayudarnos en las terapias de rehabilitación para tratar este tipo de fobias. Algunas podemos usarlas a la vez que trabajamos con el contracondicionamiento, pero los verdaderos resultados los vamos a ver con los ejercicios preventivos.

Las siguientes estrategias simplemente poder servirnos de ayuda

  • Camisetas anti estrés (la marca más conocida es la Thundershirt): la idea en general es que, estas camisetas aplican una presión suave y constante en el torso, liberando hormonas (oxitocina, endorfinas…) que les hacen sentir bien.
  • Terapia con feromonas: una réplica artificial de feromonas producidas por las glándulas mamarias de mamás peludas que, a veces, ayudan a aliviar el estrés.
  • Terapias con música: música especialmente diseñada para calmar a los perros, una especie de cortina acústica para mitigar los sonidos fuertes.
  • Medicación: en los casos más serios de fobia, los veterinarios también pueden ayudarnos recetándonos antidepresivos (clomicalm) o relajantes (como el diazepam). Este tipo de medicamentos deberían estar como última opción de la lista, solo para perros que realmente sufren muchísimo estos trastornos.

Podría continuar con la lista. Pero una vez más, como ya he dicho, cada perro es diferente y no todos pueden curarse. Éstas son solo algunas ideas más para ayudarnos en su rehabilitación, en conjunto al contracondicionamiento.

En definitiva, si tu perro tiene miedo a los fuegos artificiales, el contracondicionamiento es el plan A. También se pueden probar otras alternativas como las terapias de relajación, o las camisetas anti estrés, pero realment, el uso de estos métodos deberían ser el plan B. Aún así, quien mejor puede ayudarte con éste tipo de problemas, es un buen educador de tu zona. Eso si, que trabaje en positivo.

0 0 vote
Article Rating
Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Contenido relacionado
Los collares son una parte vital entre propietarios y perros. No solamente son una herramienta que nos ayuda a mantenerlos atados y seguros, sino que también, usándolos de manera inapropiada,
Leer más...
Cuando un perro sufre de ansiedad o miedo es normal que tenga problemas de comportamiento. Lo importante es no pensar en tratarlo de forma rápida, ni mucho menos, mediante métodos
Leer más...
La agresión es el problema más frecuente, común y serio, en cuanto a problemas de comportamiento se refiere, y puede manifestarse de muchas maneras y en múltiples escenarios.
Leer más...
error: ¡Contenido protegido!
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x