Métodos clásicos VS positivos

¿Conoceis al famoso encantador de perros Cesar Millán, o a la algo menos conocida, Victoria Stilwell? Ambos representan fielmente las dos caras de una misma moneda: métodos tradicionales y ciencia moderna.

Centro de Aprendizaje » Las bases de la educación y el adiestramiento canino » Métodos clásicos VS positivos

¿Habéis visto alguna vez el encantador de perros, o el algo menos conocido programa, o el perro o yo? Éstos son dos ejemplos claros que diferencian, por un lado los métodos tradicionales, y por otro, la ciencia moderna.

 

Ambas metodologías se asientan en fundamentos muy, muy diferentes. Y entender sus diferencias antes de empezar cualquier tipo de adiestramiento o educación, no solamente beneficiará al propio perro, sino también a la familia y a los seres queridos que le rodean.

Sobre los métodos tradicionales

Aún a día de hoy, y por simple desconocimiento, muchas personas son ajenas a los beneficios de la educación en positivo, y siguen apostando por un adiestramiento basado en castigar más que en reforzar.

 

Programas como el citado encantador de perros, o malas pulgas (lamentablemente aún hoy en antena…), tampoco han ayudado mucho. Han generado durante mucho tiempo, muchas habladurías y técnicas, que se practican incesantemente sin conocimiento, además de miles de mitos circulando por internet, que fomentan los métodos basados en la confrontación y los castigos.

 

Pero la ciencia, ya ha demostrado que éstos métodos son antiguos y contraproducentes: generan inseguridad, rabia, frustración, y, además, acaba por convertirnos en unos lideres instables a los que el perro acaba por respetar por miedo a lo que les pueda suceder!

Las ventajas de la educación en positivo

Mediante la educación en positivo, tratamos de reforzar las buenas conductas, y redirigir o modificar las malas, siempre a través del conocimiento en vez de en la fuerza. Y si, digo conocimiento, ya que todas las técnicas derivan de años de estudios teóricos y prácticos sobre el comportamiento animal.

La etología es la ciencia que estudia el comportamiento animal y se centra en estudiar los diferentes aspectos de la comunicación, las emociones, su cultura, o el aprendizaje, entre otras muchas más cosas. 

 

A diferencia de otras, la etología agrupa muchas ramas de la ciencia, como la anatomía, la psicología, o la neurobiología, y cada una de ellas se centra en estudiar el comportamiento desde esa propia perspectiva.

 

Pero no es necesario hacer un master para llevarnos mejor con nuestro perro! Con un poco de interes, y comprendiendo mejor algunos de los conceptos más básicos del comportamiento canino, en la mayoría de casos podremos entender de donde sugen los malos comportamientos de nuestros peludos compañeros.

A través los métodos positivos conectamos con los perros, y les tratamos como si fuesen un miembro más de la familia, trabajando principalmente la unión, el afecto, y la comprensión hacia ellos. Además, también les ayudamos a sentirse seguros, motivados, y les enseñamos a confiar en nosotros como humanos estables, que apuestan por la comunicación en vez de en la autoridad y el control.

 

Nuestro objetivo final, trata de enseñar al perro, haciéndole pensar y entender. Nos centramos en prevenir los problemas antes de que ocurran, y si ya están sucediendo, los tratamos mostrándole al perro una alternativa a esa conducta.

 

En el momento en que entendemos el poder de la educación en positivo, y evitamos las trampas del dominio, la sumisión y los castigos, es cuando nos comprometemos con ellos y les proporcionamos un liderazgo amable y efectivo.

 

En definitiva, que gracias a la ciencia, acabamos por comprenderles mejor, y a la vez, les proporcionamos las herramientas que necesitan para poder adaptarse mejor en éste extraño mundo de humanos.

También te puede interesar...
También te puede interesar...
error: ¡Contenido protegido!