Cómo perciben el mundo

Fisiológicamente hablando, los sentidos caninos están construidos, y los utilizan, de forma muy diferente a la nuestra. Y, como no, esto también hace que perciban su entorno de una manera muy distinta.

La unión más fuerte del planeta tierra

La conexión entre perros y humanos es tan sólida que, literalmente hablando, está integrada en los genes. Aunque algunos de nosotros, no necesitamos ningún estudio para demostrar la relación tan importante que hay entre ambas partes!

 

Científicamente hablando, los perros responden y procesan las cosas como los niños de entre dos, y dos años y medio de edad. De hecho, y al igual que ellos, adoran nuestra atención, incluso más que la de otros perros. El problema está, en que a veces, no somos conscientes del impacto que causamos en su comportamiento, y la razón es bastante sencilla: los humanos y perros somos especies diferentes, y muchos de los problemas de comportamiento aparecen por no entender bien sus sentidos. Pero… mejor empecemos desde el principio.

 

Ambas especies, tanto humanos como perros, procedemos de los mamíferos, y parte de nuestros sentidos, funcionan de manera similar. Los perros por su parte, descienden de una rama carnívora, y sus sentidos están preparados para cazar. Nosotros, sin embargo, descendemos de los fructívoros, es decir, de los primates, y aunque más tarde en la historia acabáramos siendo unos cazadores bien apañados, nuestros sentidos no están preparados para la caza, sino para buscar, y comer fruta.

 

Ésta diferencia, es la clave para entender que ellos perciben el entorno de una manera distinta a la nuestra. De hecho, para poder interpretar su comportamiento, no solamente debemos aprender cómo es su lenguaje y su forma de comunicarse, sino también entender cómo funcionan sus sentidos.

Cómo perciben su entorno

Para comprender realmente cómo perciben el mundo, es importantísimo comprender primero es su experiencia sensorial en general: desde la capacidad asombrosa del sentido del olfato, hasta la poderosa capacidad de escuchar cosas para nosotros imperceptibles, así como su sentido de la vista tan extremadamente rápido…

 

El uso de sus sentidos les ayudan a pensar y a resolver problemas, por eso, los educadores aprovechamos estas poderosas herramientas enseñarles a aprender de manera efectiva y, sobre todo, a ganar confianza en ellos mismos.